Impermeabilizantes para materiales

Impermeabilizantes para techos

En el caso del techo el producto impermeabilizante a escoger debe ser de muy buena calidad y resistencia, para poder contrarrestar las solicitaciones producto de las condiciones meteorológicas.

Entre los tipos de impermeabilizantes para techos que se pueden utilizar están: los productos acrílicos a base de resinas, los mantos o telas asfálticas, los impermeabilizantes cementosos ideales para edificaciones cuyas condiciones climáticas son bastante frías.

También se pueden utilizar productos elásticos que son muy resistentes a esfuerzos de dilatación y contracción frecuentes, ideal para techos cuyo material es sensible a los cambios de clima.

Es importante no solo escoger un buen impermeabilizante para techos, sino también seguir el protocolo de colocación recomendado por el fabricante.

Se debe preparar muy bien la superficie, en caso de existir un material impermeabilizante es necesario verificar sus condiciones, en caso de que no esté en buen estado es necesario retirarlo por completo.

Impermeabilizantes para paredes

Los impermeabilizantes para paredes son utilizados especialmente en los muros de las fachadas de la edificación, ya que estos son los más propensos a problemas de humedad.

Estos son productos de fácil aplicación, pueden colocarse sobre la pintura o acabado final, pero en caso de estar en mal estado es necesario primero acondicionar la superficie, quitar los restos de pintura descascarada y luego aplicar el impermeabilizante.

Los impermeabilizantes para paredes suelen contener además compuestos con propiedades fungicidas para eliminar cualquier tipo de hongo.

Impermeabilizantes para madera

Para impermeabilizar madera lo mejor es utilizar pintura impermeabilizante. Debido a sus propiedades brinda la protección necesaria y además es de fácil aplicación y estéticamente le dará un acabado mejorado a la madera.

Cuando se aplican impermeabilizantes para madera el objetivo es sellar poros y espacios que puedan ser propicios para absorber la humedad y deformar el elemento. De esta forma además se protege contra el agrietamiento o la putrefacción.

Deja un comentario