Realizar una prueba de estanqueidad

¿Qué son las pruebas de estanqueidad para cubiertas?

Las pruebas de estanqueidad para cubiertas son ensayos de inundación para determinar si existe o no paso de agua a través de una superficie; es decir, para detectar humedad o filtraciones en la cubierta.  

Es sumamente difícil que a simple vista se pueda detectar algún defecto en la cubierta, y son estos los que con el tiempo y el uso del inmueble causan en el futuro filtraciones y daños en esta.

Este ensayo se realiza dentro de la normativa de los controles de calidad establecidos para las cubiertas, algo que va más allá de una simple inspección visual en la que sólo se aprecia a detalle el acabado, más no la integridad como tal del elemento.

Cuando la extensión de la cubierta es muy grande se hace factible realizar la prueba de estanqueidad para cubiertas por sectores, parcializando el área, para poder determinar con exactitud la zona afectada.

Se debe tener especial atención en los sitios donde se encuentran los desagües de la cubierta o las juntas con otros elementos, ya que estas son las zonas más sensibles a estar afectadas.

¿Cómo se hace una prueba de estanqueidad?

La prueba de estanqueidad para cubiertas puede hacerse de dos formas:

Prueba de inundación, que se realiza en cubiertas planas que cuentan con bordes perimetrales donde se puede realizar la retención del agua.

Prueba de irrigación, que se realiza en cubiertas donde no existe perímetro contenedor, lo que se hace es una simulación de riego similar a la lluvia. 

La prueba de inundación se realiza en cubiertas planas, se deja agua estancada por un lapso de 24 horas y luego se realiza una inspección visual para identificar filtraciones.

La cubierta se debe llenar con unos 10cm de agua en lo posible, o en su defecto por lo menos hasta que falten 5cm del punto más bajo del desagüe para rebosar.

En cualquiera de los casos esta inspección visual detallada, la cual debe ser realizada por un especialista, para poder determinar si existen o no humedades o filtraciones en el elemento.

Al terminar la prueba se debe realizar el vaciado controlado del agua, para evitar el golpe de ariete en los bajantes de los sumideros.

El objetivo de la prueba no es medir al final si el nivel de agua sobre la cubierta se mantiene, porque debido a la evaporación por el calor este puede disminuir. Siempre la finalidad es chequear posibles filtraciones.

Cuando se realiza la prueba se debe tener especial cuidado en las zonas donde se encuentran los sumideros de la cubierta. En estas zonas incluso puede hacerse luego una prueba localizada más larga para garantizar su impermeabilidad.

Deja un comentario